logo
logo

IPAD PRO 12.9″

Hace poco vendí mi iMac de 27″, comprado en 2010. Llevaba dos años sin usarlo, me resultaba absurdo mantenerlo para nada. Además, con el dinero de la venta, he podido comprarme el nuevo iPad Pro de 12,9″. Ha sido una pequeña odisea, porque lo compré a finales de mayo, y justo unos días después de recibirlo, Apple anunció sus novedades, entre las que estaban los iPad Pro de nueva generación. Por suerte, estaba en el último día para devolverlo, así que lo cambié y ahora tengo el nuevo, de segunda generación.

Tener los dos en mis manos con poca diferencia de tiempo me ha permitido compararlos. A priori parecen iguales. El nuevo pesa algo menos que el anterior, y por supuesto, tiene mejor procesador, mejores gráficos y capacidad de hasta 512Gb, que es de hecho el que he comprado. A priori, 512Gb puede parecer demasiado para un iPad, pero mi idea es usarlo casi como un portátil. Apple ha anunciado el nuevo iOS para este otoño, y promete llevar los iPad un paso más allá, acercándolos hacia las capacidades de un ordenador. Ya veremos si es así.

Lo primero que hice al recibir ambos modelos fue colocarles una funda protectora de tacto mate, que deja la pantalla con una textura similar a la Cintiq, un poco como papel, en lugar del acabado de cristal brillante de los dispositivos Apple. Lo siguiente fue instalar Procreate y ponerme a dibujar con el Apple Pencil. Me encanta esta aplicación, y aunque cuesta un poco hacerse a ella (no es Photoshop, ni estamos dibujando en una Cintiq) promete ser muy capaz.

También quiero llevarme el iPad este verano a un viaje que tengo planeado y volcar las fotos que vaya haciendo en él para procesarlas en Lightroom. De ahí que el almacenaje sea importante. En resumen, creo que ha sido una buena compra y espero sacarle partido, no me gusta comprar tecnología para que “haga bonito en la estantería” o ir postureando con ella.

Deja un comentario